MEDIDORES DE RESISTENCIA DE TIERRA

La mayoría de las instalaciones dispone de un electrodo o un sistema de puesta a tierra para que, en el caso de impactar un rayo o producirse una sobretensión, la corriente encuentre una ruta segura a tierra. Un electrodo de conexión a tierra proporciona el contacto entre el sistema eléctrico y la tierra. Para asegurar una conexión a tierra fiable, los estándares de ingeniería y las normas locales especifican con frecuencia una impedancia mínima para el electrodo de conexión a tierra. La NETA (International Electrical Testing Association) especifica que para mantener un sistema en correctas condiciones se deben realizar comprobaciones de los electrodos de conexión a tierra cada tres años.
Trata en mayor profundidad los principios de conexión a tierra y de seguridad y, a continuación, describe los siguientes métodos de medida: método de la caída de potencial de 3 y 4 polos, método selectivo, medida sin picas y comprobación bipolar.